miércoles, 12 de septiembre de 2012

Mi familia...

Quienes me conocen y han conversado conmigo han escuchado en algún momento de lo orgullosa y feliz que estoy de pertenecer a mi familia. Y cuando hablo de mi familia, integro el concepto ampliado, lo que incluye a mis primos, tíos y abuelos; y por supuesto a mis tíos y primos políticos, que son sin distingo mi familia.

Tuve la bendición de nacer en una familia que disfruta pasarla bien juntos, desde niña aprendí la maravilla de los "primos", quienes son mis hermanos, el "disfrute" de mis tíos, todos unos padres para cada uno de nosotros y el tener una abuela sin igual, que nos dio la base de esta estructura que trasciende generación tras generación, la familia mentol.

Mas tarde en mi camino de vida, me he reencontrado con mi familia paterna, con quienes he sentido esa conexión, ese hilo de unión, desde mi creencia maestra del valor de la familia, aprendiendo y amando sin preguntar, sin juicios de valor, a quienes son parte de mi historia, esa mitad de mi que recibí de ellos.

Durante estas vacaciones escolares he tenido la oportunidad de compartir momentos especiales con ellos, y lo mas importante, mi hijo ha conocido e incorporado a su sentir estos valores que nos mantienen unidos. Valores basados en el amor fraternal, en risas en grupo, en saber que por sobre diferencias y creencias políticas, religiosas o de algún otro tipo, lo mas importante somos nosotros y nuestros lazos.

¿Que si tenemos diferencias? Por supuesto, como toda relación humana sana se nos presentan diferencias, conflictos, cosas que no nos gustan, cosas que amamos, mas en mi caso lo mas importante es saber y haber comprobado por experiencia propia que siempre cuento con ellos, bien sea para escuchar, para alertar, para celebrar, para vivir.

Creo firmemente que nuestra trascendencia como humanos reside en dejar huella en lo que hacemos, personalmente me esmero en dejar a la humanidad mi mejor desempeño desde lo profesional y personal, mas al escribir estas palabras me encuentro que sumo a este ideal, el transferir a mis sobrinos, ahijados e hijo el amor por la unión familiar, este sustento que nos impulsa a lograr mas y mejores resultados.

Quienes han tenido esta dicha de convivencia familiar les pido fortalezcan sus bases cada día con detalles, den a conocer su alegría, demuestren su amor, abracen, besen, disfrútenla.

Quienes aun no lo han vivido, abran su corazón para crear esta posibilidad y sean ustedes la base de construcción de este sistema, sin duda alguna la convivencia familiar, el valorar a tus seres mas cercanos, nos encamina a construir un mejor mundo. Es una responsabilidad que se acepta y se disfruta, y lo mas importante que se siente en el corazón.

No hay comentarios: