miércoles, 11 de junio de 2008

Los Cuatro Acuerdos

Hace un tiempo atrás un buen amigo me recomendó un libro llamado Los Cuatro Acuerdos, del Dr. Miguel Ruíz. Después de leerlo, pasó a ser parte de mi biblioteca que mantengo y reviso cada cierto tiempo para recordar lo aprendido y revisar lo vivido con base en las recomendaciones que el autor citado nos entrega. Hoy me encontré revisándolo de nuevo, y quise compartirlo con ustedes:

Primer acuerdo Sé impecable con tus palabras: nos dice el autor que este acuerdo es el más importante y también el más difícil de cumplir. Tan solo con él puedes ser capaz de alcanzar la serenidad de convivir con la humanidad. ¿Por qué la impecabilidad con tus palabras?, porque constituyen el poder que tienes para crear tu realidad y afectar la realidad de los que te rodean. Lo que sueñas, lo que sientes y lo que realmente eres lo muestras con tus palabras. Ser impecable con tus palabras es no utilizarlas contra tí mismo. Utiliza tus palabras apropiadamente, para expresar amor y respeto, para ampliar tu circulo de crecimiento y amistad.

Segundo acuerdo No te tomes nada personalmente: suceda lo que suceda a tu alrededor, no te lo tomes personalmente, sino puedes caer en la trampa de lo que denomina el autor "la importancia personal", que se define como la expresión máxima del egoísmo, porque consideramos que todo gira a nuestro alrededor; o pasando al otro extremo, podemos pensar que somos responsables de las cosas que pasan. Todos vivimos en nuestro propio sueño, nuestra interpretación de la realidad; vivimos en mundos diferentes. Cuando nos tomamos personalmente lo que alguien nos dice, suponemos que sabe lo que hay en nuestro mundo e intentamos imponerlo por encima del suyo. Este acuerdo te provee de inmunidad emocional.

Tercer acuerdo No hagas suposiciones: sólo vemos lo que queremos ver y oímos lo que queremos oir. Tendemos a hacer suposiciones sobre todo, creyendo que al final estas suposiciones son ciertas. Siempre es mejor preguntar que suponer, las suposiciones fomentan el sufrimiento. Asegúrate de que las cosas te quedan claras. Si no comprendes algo, ten el valor de preguntar hasta clarificar la información recibida. Así mismo, encuentra tu voz para hacer saber a los demás que quieres para ti.

Cuarto acuerdo Haz siempre lo máximo que puedas: no siempre podemos hacer lo que queremos hacer, más siempre podemos hacer con el mayor gusto lo que debemos hacer. Independientemente del resultado, sigue haciendo siempre lo máximo que puedas, ni más ni menos. Si intentas esforzarte demasiado para hacer más de lo que puedes gastarás más energía de la necesaria, y al final tu rendimiento no será suficiente. Cuando te excedes, agotas tu cuerpo y vas contra ti, y por consiguiente te resulta más difícil alcanzar tus objetivos. Por otro lado, si haces menos de lo que puedes hacer, te sometes a ti mismo a frustraciones, juicios, culpas y reproches. Hacer lo máximo que puedas significa actuar porque amas hacerlo, no por estar buscando una recompensa por hacerlo.

Te invito a practicar estos nuevos acuerdos, revisa sus resultados, segura estoy que serán productivos y positivos. Citando una frase de Miguel Ruíz "la verdadera libertad esta relacionada con el espíritu humano, ser libre significa ser quienes realmente somos". Desde su perspectiva estos acuerdos nos permiten caminar el sendero de esta visión.

martes, 10 de junio de 2008

Conversando sobre Equipos de Trabajo

Durante el desarrollo de la conferencia de ASTD, converse con Patrick Lencioni, sobre su último libro publicado The Five Dysfunctions of a Team: A Leadership Fable, en donde refleja su experiencia con el desarrollo de equipos de trabajo en multiples organizaciones de diferentes tipos de negocio.
Patrick define cinco elementos claves para el desarrollo de un Equipo:
Confianza, la capacidad para decir lo que realmente pienso y siento de las acciones, actitudes y decisiones que tomamos en forma conjunta, asi como la revision de lo que consideramos es “la verdad del equipo”, que consiste en lo que interpretamos desde nuestra capacidad de observacion es lo que “debe pasar” si hacemos algún movimiento.
Conflicto, el poder conversar sobre diferencias existentes, con argumentos basados en nuestra experiencia y conocimiento, sin temor a que la presencia de conflictos incida en la fortaleza del equipo, sino sobre la construcción de decisiones consensuadas, previamente conversadas.
Compromiso, desde la necesidad de trabajar con claridad y cercanía, el desarrollo de lealtad y pertenencia al equipo que construimos y de poder saber que contamos 100% con la disposición de todos los integrantes para lograr el objetivo común.
Responsabilidad, basada en la capacidad existente en cada integrante de reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado, y su decisión de trabajar libremente en los objetivos planteados.
Resultados, definiendo el foco común del equipo, hacia dónde vamos y cómo sabemos que estamos en el camino correcto, desde la comunidad de aprendizaje qué podemos desarrollar hacia un logro exitoso de los planes formulados en conjunto.
Tal como el autor señala, estos elementos no son nuevos, los hemos leído y revisado en varias oportunidades en varios equipos, solo que en algunas ocasiones “las personas necesitamos recordar mas que ser instruidos en algunos aspectos”.