sábado, 27 de agosto de 2016

De Corazón a Corazón...

Hace algunos días compartí con personas maravillosas en un espacio de amor y conexión humana ubicado en Costa Rica, La Montaña Azul.

Un espacio donde los elementos de la naturaleza conspiran para hacernos recordar lo simple de la vida, el disfrute de saborear el aire, de respirar el sentir, de sonreír desde el corazón.

En este Jardín sin Tiempo... conecte muchas piezas que en mi ser estaban ubicando su espacio, confirmé lo poderoso que es el amor radiante, la alegría genuina, el ser yo tal cual yo, esa #MiMisma con la que converso cada vez más, con quien me reencuentro, me divierto y abro momentos de fluir en el silencio.

Allí, con el río susurrando vida, con las flores sonriendo color, con los pájaros cantando dulzura... Allí, recordé lo que hace algún tiempo escribí ... "decidí tomar el riesgo de reconectarme, vivir la aventura de ver hacia adentro, de escuchar mi cuerpo, afinar los sentidos, disfrutar el juego de descubrir o redescubrir que parte de mi cuerpo habla cuando estoy alegre, triste, molesta; sentir al caminar en el parque como la brisa me saluda, como el sol se acerca a mi piel, como el agua cae sobre mi o sobre el camino… cosas sencillas de la vida que potencian exponencialmente la capacidad de sentirte a ti mismo, lo que incide directamente en hacer crecer la posibilidad de sentir al otro, a esa persona que tienes a tu lado, poder acompañarla desde todo tu ser, con tu presencia, viviendo el ahora, allí solamente allí, conectados desde el corazón"... (1) 

¡Qué poderosa experiencia! Que simple... ¡Qué retador!

Agradezco esta oportunidad, el haber tomado la decisión de disfrutar el presente, de tomar espacios para mi, espacios de crecimiento, reconocimiento y comprensión. Espacios para conversar con personas de diversas nacionalidades, diversas creencias religiosas, diversas edades, diversas profesiones... Toda la diversidad del mundo que se resume en una frase Todos Somos Uno. 

Toma el riesgo... Siente... Suelta.... Sonríe desde el corazón...

(1) Conéctate contigo: un mundo apasionante