viernes, 7 de noviembre de 2008

Celebra tu vida....

Hoy escribo desde mi conexión con la vida, con la alegría de estar sana, de vivir desde el amor, compartiendo con mis seres queridos lo que aprendo día a día.

Y desde este aprendizaje, me conecto con lo básico, con el mundo que de pequeña me acompañó en la construcción de mis relaciones con mis seres queridos, comprendiendo que es necesario aprender y desaprender algunas cosas; siguiendo aquellas “reglas” que a la mayoría nos enseñaron de niños y que Robert Fulghum nos presenta en su libro “Todo lo que realmente necesito saber, lo aprendí en el kinder”:
• Comparte tus cosas
• Juega limpio
• No hieras a la gente
• Regresa las cosas al lugar donde las encontraste
• Limpia lo que ensucies
• No tomes las cosas que no son tuyas
• Di "lo siento" cuando hieras a alguien
• Aliméntate bien
• Trabaja y diviértete en armonía con tus compañeros
• Admira lo maravilloso

Yo agrego a esta lista “abraza a quien quieras abrazar”, demuestra tu afecto y disfruta del afecto de los demás, no dejes que pasen oportunidades de expresar el amor, la alegría y la amistad.

¿Y cómo hacemos para retomar esta sencilla forma de vivir?, comenzando desde lo básico, practicando cada día una de ellas, retomando expresiones como “lo siento”, “me equivoqué”, “te quiero”; buscando dentro de ti la conexión con el niño que fuiste, con el niño que aún eres, y desde allí encontrándote con la guía de tu corazón, de tu intuición, para iniciar una etapa de disfrute de pequeños detalles, celebrando la vida.

Cuando decides conectarte con el disfrute de lo que recibes cada día, con la alegría de recibir una llamada inesperada, de entregar caricias positivas a las personas que estén cerca de ti, de reconocer un buen trabajo, de agradecer un momento compartido; cuando quieres aprovechar todos los momentos para hacer saber a quienes quieres que estas allí, que sientes por ellos un afecto especial; es cuando toda esa energía conectada desde el amor se revierte y crece en ti.

Esta transformación hacia el fluir, entrelazados con lo positivo, con la salud, con el amor, te abre un sendero diferente, permite que recibas y entregues en equilibrio, te muestra un mundo de posibilidades, de retos por emprender, de vida que vivir.

Hoy me conecto con este camino del amor y comparto desde aquí contigo la noticia de que si es posible, solamente comienza por creer que existe, créalo en tu mente, siéntelo en tu corazón; desde allí comenzarás a encontrar cambios en ti que resonaran en tu ambiente, en tus amigos, en tu vida.

Sigamos aprendiendo, sigamos compartiendo, ¡¡sigamos viviendo!!