martes, 4 de noviembre de 2014

Colegio De La Salle tan querido... #Amistad


Así comienza el himno del Colegio donde tuve la bendición de estudiar mis años de bachillerato, un espacio donde encontré amigos, amigas, amores y alegrías... Un espacio donde aprendí a convivir con la diversidad, con la apertura; donde me di cuenta que siendo yo misma era la mejor forma de ser parte del grupo, donde reforcé el valor de la educación, donde siento comenzó mi camino como Maestra de Grandes - como identifica mi hijo mi trabajo -, sin saber que iba a ser mi camino profesional, ese camino que disfruto desde el amor y la alegría de compartir con otros.

Hoy, unos cuantos años después de habernos graduado de bachilleres, nos estamos reencontrando gracias a la tecnología, ha sido maravilloso leer, ver y compartir con muchos de mis amigos y compañeros de Colegio, conocer sus familias vía fotografías, escuchar sus voces, vivir la ilusión de un próximo reencuentro presencial, la ilusión de abrazarnos y sentir que no importa el tiempo que pase, somos La Salle... Una Gran Familia.

Una Gran Familia, esa familia que construyes desde la amistad, esas personas que te vas encontrando en el camino y son cada una parte de lo que tu actualmente eres, reconociendo que somos la suma de las vivencias que tenemos, agradeciendo todos los momentos, todas las experiencias, todos los encuentros.

Mucho se ha escrito y escribirá sobre el valor de la amistad, una palabra mágica, interpretada por cada quién desde su realidad, esta reflexión que hoy comparto se centra en ese maravilloso don que tenemos, de escoger a nuestros amigos, de hacerlos tan cercanos a nuestras vidas, que para muchas personas son "hermanos del alma", esos hermanos que te regala la vida, que pensándolo bien, te das como regalo a tu vida.

Con alegría veo el camino recorrido y encuentro caras queridas, amigos y amigas que me han acompañado, algunas literalmente toda la vida, desde mi nacimiento, otros que se han ido incorporando en las diversas etapas vividas, todos con un elemento común, el hacerme sentir parte de su familia.

A todos mis queridos amigos, todos sin excepción, les agradezco el amor recibido, sus atenciones, los momentos vividos, el aprendizaje compartido. Son ustedes parte de mi vida, historia de mi historia, constructores en conjunto de mi Ser. 

Desde este espacio reafirmo el valor que cada uno tiene para mi, el pedacito de corazón y de mente que les dedico, y lo mucho que disfruto recordando momentos, conversaciones, aventuras, todo lo compartido, y todo lo que nos falta por compartir...

Para cerrar estas palabras les dejo parte de la letra de una de mis canciones preferidas sobre la amistad del maravilloso Ilan Chester... 

"Que tal 
Ponte cómodo mi amigo 
Si mi casa es tu hogar 
Es amistad... 

Te vas 
Mis recuerdos van contigo 
Más allá de un adiós 
Es amistad..."

¡Feliz vida! ¡Feliz Amistad!!


martes, 14 de octubre de 2014

El Camino Recorrido

"No desprecies el recuerdo del camino recorrido. Ello no retrasa vuestra carrera, sino que la dirige; el que olvida el punto de partida pierde fácilmente la meta" Pablo VI

He estado largo tiempo sin escribir mis reflexiones, siento que el día a día corre a una velocidad fuera de mi alcance, quizás estoy haciendo muchas cosas a la vez; quizás la respuesta está en las palabras de una querida amiga… “todas las anteriores”.

He pensado en diversos temas sobre los cuales compartir, los anoto y pasan los días y llegan otros temas, cada día es un aprendizaje, buscando el momento correcto y la inspiración adecuada pasan los días, semanas, meses… y pienso ¿así no es que se nos pasa la vida?, esperando el momento perfecto para…

Y, ¿cuándo es el momento perfecto?,  sin duda alguna es HOY.

Sigo reflexionando, me cuestiono, como lo hago en mis conversaciones con otros, ¿cuándo es que hacemos cuerpo, hacemos conciencia, esto de vivir el presente?, de estar en el aquí y ahora, viviendo a plenitud la experiencia, sintiendo 100% el momento.

Me respondo... es un camino tan libre, tan de decisión propia, que sin darnos cuenta nos desviamos y cuando hacemos conciencia del desvío, lo retomamos y continuamos, y allí vemos lo recorrido, sin saber cuánto mas hace falta por recorrer, solo sentimos desde adentro, desde el corazón, que vamos por buen camino, y esa chispa que nos inspira, me dice al oído “tranquila, todo es perfecto, vas bien, sigue creciendo”.



viernes, 21 de febrero de 2014

La #Paz comienza con tus propios pensamientos...

"La comienza con tus propios pensamientos. Es de tu paz mental de donde nace una percepción pacífica del mundo..." ACIM

Conociendo un poco más de como nuestro Cerebro procesa nuestras peticiones, es importante recordar o entender que nuestra mente tiene un lenguaje diferente al que usamos con palabras. Nuestro cerebro traduce toda palabra en símbolos e imágenes. La comunicación más importante ocurre en el interior de nuestra mente; aprender el leguaje de nuestra mente es vital, porque es allí donde residen algunos de los poderes que pueden cambiar nuestra vida. Tu mente siempre necesitará una imagen para asociar a tus pensamientos. Sea lo que sea que tu expreses con palabras, tu cerebro forma inmediatamente una imagen. De la misma manera hay palabras que nuestra mente no puede traducir en una imagen. Es el NO. La expresión negativa no tiene una representación en imágenes para el Cerebro. Por eso, cuando tu dices “no quiero tal cosa”, lo que tu cerebro ve es “la tal cosa”.

Te propongo hacer este ejercio: imagina el mar azul, hermoso, radiante. Ahora, no quiero que veas un barco en él. No veas ningún barco. Haz un esfuerzo, ¡no veas el barco en el mar!. ¿Que pasó?...

Seamos asertivos al crear nuestras afirmaciones... busquemos desde las palabras positivas generar contextos positivos, crear espacios de encuentro y Paz.