domingo, 22 de marzo de 2009

Yo Princesa.... Reencontrándome

Desde hace ya varios meses comencé a estudiar Análisis Transaccional; como diría Mary mi socia, amiga y compañera de estudios, todo un descubrimiento para nosotras, aún cuando ya es una teoría conocida para muchos.

Y en este amplio descubrimiento, compuesto por diez herramientas poderosas todas para generar un mejor vivir en cada uno de los seres humanos que toca, decidí compartir con ustedes lo que voy aprendiendo…

Me encontré con una teoría humanista, creada por el Dr. Eric Berne, quien parte del principio de que “todos nacemos bien”, utilizando una metáfora que me encanta… “todos somos príncipes y princesas”, que de vez en cuando actuamos como “sapos o ranas encantadas”. Somos personas dignas de confianza, amor y respeto; comenzando hacia mi persona, para luego poder entregarlo a los demás.

Este camino, donde a veces nos encontramos en el encanto que nos hace actuar como “sapo o rana” para volver a nuestro estado natural de “príncipe o princesa”, lo podemos construir desde nuestra autonomía, aprovechando los recursos que tenemos, que van desde los que están dentro de nosotros hasta los que tenemos a nuestra disposición en la comunidad de seres humanos con los que compartimos nuestras vivencias.

Ahora bien, como arquitectos de nuestro camino, tenemos que tomar las riendas de nuestro andar, aceptar que soy responsable de mi vida, y desde allí construir el proyecto de vida que quiero vivir, decidiendo lo que es bueno para mí, lo que deseo disfrutar, lo que deseo compartir, y lo que no quiero que ya me siga acompañando. Tomando decisiones que me potencien, que me impulsen hacia lo que yo defino como el encuentro con el amor.

Este encuentro se inicia comprendiendo como entramos en contacto con los otros, que estamos buscando en nuestras relaciones, tomando conciencia de qué es lo que pasa en mi, qué necesito y qué deseo para alcanzar mis metas. Para desde allí actuar y tomar la iniciativa de los cambios personales, relacionales u organizacionales que decido emprender.

Todos con el derecho a la felicidad, plenos para triunfar, prestos para crear. Si no te sientes así, busca romper el hechizo, lo puedes hacer tu mismo o solicitar ayuda, lo importante es reconocer el potencial que tienes. Actuar como un ser auténtico, desde tu originalidad, apreciando a los demás, con sus diferencias, dando y recibiendo afecto, viviendo el aquí y el ahora, conociendo tu pasado y construyendo tu futuro.

El amor que tienes dentro de ti te ayudará a proyectarte, encuéntralo, dale alas, permite que vibre en ti, y desde allí reconoce al príncipe o princesa que eres, y encuéntrate con los príncipes y princesas que te esperan para compartir esta vida plena y maravillosa.