domingo, 9 de octubre de 2011

Vivir y disfrutar el presente, ese regalo maravilloso: la vida...

Hace ya algún tiempo leí una frase de Deepak Chopra que decía algo así "el pasado es historia, el futuro es un sueño, el ahora es un regalo, por eso se llama presente"...

En ese momento me pareció interesante lo que significaba para mi, lo interpreté desde una realidad diferente a la que tengo hoy, en ese momento me dije "voy a disfrutar los detalles imperceptibles que no veo, la belleza de los colores de la naturaleza a mi alrededor, la sonrisa de quienes amo, la brisa en mi cara, el mar desde su grandeza..." y comencé a apreciar momentos, personas y detalles que parecían obvios, mas no lo eran.

Hoy ha pasado al menos una década desde mi encuentro con esa frase, varias cosas han cambiado a mi alrededor y por supuesto yo he cambiado y evolucionado con ellas, se han ido personas, yo me he ido de lugares, personas y relaciones, y el universo ha traído regalos maravillosos a mi vida como mi hijo, nuevos amigos, nuevos mundos, nuevas relaciones.

Mas lo que mas ha cambiado o mejor expresado, lo que mas he aprendido a valorar desde mi encuentro con esa frase hasta ahora, es lo mas obvio que tenemos y en algunos momentos no le damos la importancia que requiere, una palabra sencilla, corta, común si se quiere calificar: la vida.

¿Qué es la vida? ¿Qué significa vivir? ¿Cómo sabemos que estamos vivos?, son preguntas que han estado revoloteando en mi mente, van y vienen haciéndose presentes en momentos en donde las atrapo y les voy encontrando respuestas y significados.

Momentos de bienvenida, momentos de despedida, momentos de disfrute; todos momentos de vida. Los mas obvios son los disfrutados creciendo al lado de mi hijo, ya cercano a los 7 años, que va descubriendo día a día un mundo de posibilidades, un universo de nuevas cosas. Canciones que lo emocionan, películas que lo transportan en su fantasía, amigos para disfrutar y reír, juguetes para jugar; ¡parece todo tan obvio!, y la verdad que vamos perdiendo estas capacidades que están en nosotros, que nos acompañan siempre, por creer que no tenemos tiempo, o pensar que tenemos que hacer cosas mas importantes.

Las menos obvias, al menos para mi, han sido aprender a disfrutar cada conversación con mis amigos y seres queridos, aprovechar al máximo los momentos de disfrute y placer, convertir las actividades de trabajo en momentos de diversión, y por sobre todo comprender y aceptar que debo vivir mi vida cada día como si fuera el ultimo día, expresando el amor que siento por mi y por los que me rodean, no dejando para mañana las cosas que puedo hacer hoy, comenzando a diferenciar mis prioridades, mis sueños, mis deseos, mis amores.

Hoy quienes recién me conocen me dicen que soy intensa, a veces algunos me ven como excéntrica, otros como poco seria, incluso he escuchado frases donde se me califica de "estar en la crisis de los....". Hace ya varios años esto habria causado en mi una preocupación más dentro de todas las que nos apropiamos día a día; hoy desde mi conexión con lo que quiero, todo esto me impulsa a seguir disfrutando y apreciando cada momento de vida, cada persona que conozco, cada regalo de mi presente.

Para mi compartir estas reflexiones son un preciado regalo, y especialmente en esta estoy buscando dejarles la inquietud de buscar dentro de ustedes, en su conexión intima con su espíritu, con su ser mas preciado y amado que deben ser ustedes mismos, esos momentos que te muestran que estas vivo, esas personas que te permiten reconocerte como ser humano, esos amores que tienes a tu lado y por estar tan cerca los vamos dejando sin expresarle lo mucho que los queremos, la felicidad que nos produce estar a su lado, la maravilla de compartir la vida juntos, esas nuevas personas que nos encontramos y las dejamos pasar sin regalarles nuestra mejor sonrisa, nuestra conexión con la vida.

Elige como quieres vivir tu vida y desde allí decide que camino seguir, no importa que sea algo distinto a lo que "el deber ser" te impone, lo que creo que nos indica que es el mejor camino es el "querer ser", y cuando estamos en este estado emocional, el de la ambición por estar cada vez mejor, nos acompaña el amor por nosotros y los demás, esto no guía hacia un mejor vivir. Si cada uno de nosotros decide tener un mejor vivir, imaginate que sencillo será tener mejores familias, mejores comunidades, mejores países... entonces sin vacilar busca tus respuestas y ¡disfruta tu vida!.