domingo, 28 de septiembre de 2008

Las Emociones y Yo

Las emociones están siempre presentes en nuestra vida, son parte de nuestras experiencias íntimas, que dan sentido a nuestra existencia. Sentir y expresar las emociones constituye una parte esencial del ser humano.

Independientemente de cuál sea su origen, todas las emociones se producen dentro de un único escenario: el cuerpo. En él se manifiestan y a través de él pueden expresarse o permanecer dentro de los territorios del inconsciente y dejar indicios de su presencia.

Las emociones nos hablan con un lenguaje complejo y sensible, y escucharlas es escucharnos a nosotros mismos. Forman parte de nuestra existencia y no podemos ni debemos evitarlas, porque representan una respuesta natural del organismo ante los acontecimientos de la vida.

Mantener una buena salud emocional es responsabilidad de cada uno de nosotros. Nuestro equilibrio requiere atención, voluntad y participación consciente; debemos conocer y familiarizarnos con los recursos que nos ayuden a experimentar una vida emocionalmente sana.

Juan José Plasencia, en su libro Vive tus Emociones, nos regala 7 Claves para la Salud Emocional:

* Conciliar satisfactoriamente las demandas de la realidad, y encontrar el equilibrio entre las exigencias de la sociedad y los deseos personales.

* Alcanzar una madurez emocional mediante la resolución positiva de los patrones infantiles.

* Desarrollar la capacidad de observar nuestro interior para saber lo que de verdad necesitamos y estar pendientes además de nuestro entorno, para conocer lo que necesitan los que nos acompañan.

* Asumir con serenidad las contrariedades de la vida para intentar encontrar la salida más favorable.

* Mantener una actitud benévola y tolerante hacia nosotros mismos y hacia los demás, sin exagerar ni subestimar las situaciones.

* Evitar en lo posible situaciones negativas que generen frustraciones y luchas internas innecesarias o que desgaten nuestra energía vital.

* Ser conscientes de nuestro cuerpo y responder a sus necesidades, manteniendo un equilibro saludable entre el trabajo, el descanso, la actividad física, la vida social y el contacto con la naturaleza.

Lo más importante es aprender a escuchar lo que nos quiere decir la energía interior de la emoción y cambiar nuestra actitud ante los acontecimientos de la vida, de modo que no tengamos que enfermarnos.

Para vivir las emociones con salud debemos ser conscientes de su energía y aprovecharla positivamente, porque así equilibramos nuestra naturaleza interna y nos hacemos dueños del modo de sentir día a día.

Recuerda… la vida, las emociones y el cuerpo recorren juntos el mismo camino….

2 comentarios:

María Mercedes Gómez dijo...

Gracias Geraldina por tan interesante artículo.
Saludos,
MM

Naturalmente dijo...

Mucho se puede hacer para mantener naturalmente una actitud positiva sana y para prevenir puntos bajos emocionales. Es una buena idea mantener fluyendo los productos químicos naturales del sentirse bien, con remedios naturales efectivos y seguros conteniendo una selección de hierbas conocidas por su función de calma y apoyo en el cerebro, manteniendo el equilibrio emocional y bienestar total.