sábado, 10 de diciembre de 2011

¡Te Quiero Mucho!

¡Te quiero mucho!....cada día estoy mas contenta de escuchar estas palabras que me llegan de distintas personas que están cerca de mi, son palabras mágicas que me conectan con la alegría, con el amor, con el recibir, con expresar lo que siento.

Hoy recibí dos "te quiero mucho"...¡Que maravilla!, y con cada uno me sentí super especial; mas de alguna manera creo no lo exprese en su justa medida. Ahora al cerrar el día, reflexionando en lo vivido, siento que aun soy "precavida" cuando de expresar mis emociones se trata, yo que impulso a quienes me conocen y siguen a expresar lo que sienten, a no dejar para después las expresiones de cariño, aun me hace falta aprender y seguir aprendiendo.

Compartiendo estas ideas con algunos amigos, pareciera que hemos desarrollado un "escudo protector", como el que nos habla el libro El Caballero de la Armadura Oxidada, que aparece  instantáneamente en el momento en el cual nuestras emociones quieren expresarse y entregar lo mejor de ti, aquello que no has pensado ni preparado, lo que realmente estas sintiendo.

Estamos tan conectados con el "pensar" que intentamos hacer que el "sentir" piense....¡Que ironía!, sin darnos cuenta o sin recordar que somos cuerpo, emoción y mente, todo en uno solo; cada uno con su ámbito de acción, con su fortaleza, con su disfrute. Le hemos dado tal predominancia al pensar que hasta olvidamos el sentir y como expresarlo, mas el mundo nos esta reclamando nos conectemos en equilibrio con el sentir y el actuar, tomando a cada uno su justo espacio en el contexto que le sea propio.

Y es propio del amor que el sentir tome relevancia, que logremos expresar lo que sentimos sin estar analizando ni buscando el porque, que dejemos fluir nuestras emociones, nuestro cariño, que nos acerquemos al otro desde el amor, no desde el miedo ni el temor de ser heridos, sino desde quien ama y cuida, para ser amado y cuidado. Y es que cuanto uno mas ama, mas amor recibe...

Te invito a probar la conexión con este fluir en el amor, hagamos juntos el ejercicio de expresarnos libremente, respetando al otro, escuchando nuestro corazón, nuestro cuerpo, nuestra alma; que nos hablan en todo momento para guiarnos desde la esencia de nuestro espíritu que esta buscando proyectar todo ese amor que a veces no sabemos como entregar.

Comienza diciendo a quienes quieres ¡Te quiero!, y recibe con alegría lo que el universo tiene para ti.

No hay comentarios: